Más baloncesto

mas baloncesto

campo basket
jugadores

Baloncesto | Euroliga | CSKA 78 - Real Madrid 82

Un grandioso Madrid se exhibe ante Putin

Los blancos no ganaban al CSKA desde la 01-02 y habían perdido los ocho duelos posteriores. Rompieron la racha con un recital de Joan Plaza en la dirección. Reyes, Mumbrú y Bullock lideraron al mejor Madrid de la temporada, virtualmente en el Top-16.

Un grandioso Madrid se exhibe ante Putin Ampliar
EL ETERNO COLOSO. Felipe Reyes lucha por hacerse con un rebote con Khryapa. El cordobés acabó con 19 puntos y 6 rebotes.

Habíamos bautizado el CSKA-Real Madrid como la hora de los valientes. Pues bien, los blancos dieron un paso al frente, formaron en posición de firmes y gritaron "Presente". Habrá quien diga que se trata de una victoria en la liguilla, que no hay trofeo sobre la mesa. Por lo pronto, tiene el sabor de tumbar en su propia casa al campeón de Europa, a quien el Madrid no ganaba desde la temporada 2001-02. Y con Vladimir Putin en primera fila del Universal Sports. También él fue testigo del mejor Madrid de la temporada.

Desde aquella 01-02, en la que un tal Scariolo dirigía a los blancos, el CSKA había contado por triunfos sus ocho duelos con el rey de Europa. Ayer cambió la racha y hay varias claves para explicar por qué. Una es el pan nuestro de cada día: la enésima exhibición de Felipe Reyes, quizá el mejor pívot de los que intentan escapar de las redes NBA. Atún Reyes, a partir de ahora. De nuevo inmenso cuando más falta hacía. Pese al tirón del CSKA (sin Smodis ni Siskauskas) mediado el segundo cuarto (35-25), el Madrid respondió. Y hay que regalar elogios a Joan Plaza, ninguneado en el arranque de temporada. Salvo el requiebro inicial -Hamilton para frenar a Savrasenko-, Plaza manejó la pizarra como Jackson Pollock el goteo. Y no era fácil. El Madrid empezó bien en el triple (4/5 de salida), pero con esa misma moneda le pagó el CSKA. También en el tercer cuarto los rusos sumaban de tres en tres (51-46 tras los de Langdon y Morris), así que Plaza ajustó una zona y con ella ahogó al rival. Jugó con Messina al ratón y al gato -ahora la pongo, ahora la quito- y el Madrid creció aupado en los inmensos hombros de Reyes (11 faltas recibidas). Raúl dirigió con un lazo, Mumbrú apretó en el rebote defensivo y Tomas abrió de nuevo la gatera de los triples (67-67), por la que después se colaría Bullock. Nada más volver a pista, el americano firmó uno y otro pisando (72-80). Sin inmutarse, con ese gesto suyo de recién levantado de la siesta. Bastaba con mirar la cara de Putin para saber que Sweet Lou acababa de matar el partido.

Joan Plaza: "Estamos muy orgullosos"

"Estamos orgullosos de batir al campeón de Europa. Técnicamente, jugamos un partido muy serio. Mejoramos día a día y espero que mostremos nuestro mejor nivel en marzo".