Más baloncesto

mas baloncesto

campo basket
jugadores

Baloncesto | NBA

Rodman: denunciado, en la bancarrota y enfermo

Adeuda a su exmujer 610.000 euros que no puede pagar.

Rodman: denunciado, en la bancarrota y enfermo Ampliar
EL SHOW LLEGA A SU FIN. Dennis Rodman: del 'show'... a la ruina.

Historia clásica: antigua estrella de la NBA repite matrimonio o inversiones arriesgadas mientras aún gestiona algunos dólares. Cuando se extinguen esos dólares y las inversiones no funcionan, el tinglado se derrumba. La estrella deviene en ángel caído. O peor: en gusano (The Worm), el sobrenombre que adquirió Dennis Keith Rodman cuando gusaneaba sobre sus rivales en la NBA.

Dennis The Worm (13-5-1961) fue dos veces All Star, cinco veces campeón NBA (dos con Detroit, tres con Chicago Bulls)... y siete veces máximo reboteador (1992-98): se dice pronto. Está en el Salón de la Fama.

Pero una nube oscura de malditismo flotó siempre sobre Dennis. Como cuando Phil Jackson fue a buscarle un día a su casa de Chicago y le encontró durmiendo desnudo en el suelo, rodeado por lo que Jackson describió como "columnas de cintas de video del tamaño de chimeneas". O como en 1991, cuando la Policía de Detroit y personal de los Pistons tuvieron que sacarle de su coche, donde se había encerrado con un subfusil, como en crisis suicida. Fue el icono sexual de Madonna cuando jugaba para los Spurs (1993-95). No podían durar...

Demandas. Desde su retirada de la NBA (en 2000, Dallas), Rodman ha sufrido detenciones y demandas por episodios varios: consumo de alcohol, riñas e incidentes domésticos (con su exmujer Carmen Electra, por ejemplo), mientras arañaba unos dólares a base de apariciones estrambóticas: en Las Vegas, en lucha libre, con equipos de Finlandia, Inglaterra... se le había esfumado el filón de una autobiografía definitiva. Hubo 70 apariciones de la Policía de Newport Beach en casa de Dennis: por las fiestas.

Ahora, su tercera mujer, Michelle Rodman, le demanda 808.935 dólares (610.000 euros) en pagos no efectuados por los dos hijos que tienen en común: hay más por ahí, claro. Rodman, en la misma senda que Antoine Walker y Allen Iverson se declara "en bancarrota". También "enfermo". "Este mundo ya es bastante duro", dijo a Rick Telander en 1994. Demolition Man está demolido.