Actualizado

Actualizado a las

Más baloncesto

mas baloncesto

campo basket
jugadores

liga endesa | joventut 63 - barcelona 78

Un buen Barcelona se lleva con claridad el derbi ante la Penya

El Barcelona ganó el derbi catalán con autoridad en un partido que se rompió en un tercer período en el que los locales solo anotaron dos puntos. Navarro lideró al Barcelona.

El Barcelona Regal ganó sin problemas (63-78) al FIATC Joventut en Badalona en un partido que solo tuvo intensidad y emoción en el segundo cuarto y que se rompió en un tercer período en el que los locales solo anotaron dos puntos.

El azulgranas estuvieron siempre por delante en el marcador gracias a su superioridad física, con Jawai intratable en la zona, y al acierto de Navarro y Wallace en la larga distancia. El equipo de Xavi Pascual lo tuvo muy fácil de inicio ante un rival muy pasivo en defensa (3-11, min. 4) y con pocos recursos en ataque más allá de los tiros de tres y las individualidades de Fisher.

El Regal Barcelona llegó a disponer en el primer período de una máxima ventaja de 15 puntos (9-24, min.10) que comenzó a diluirse en el inicio de un segundo cuarto en el que el Joventut se transformó. Salva Maldonado echó mano de los suplentes para morder en defensa y provocar hasta siete pérdidas de balón de los azulgranas en el segundo cuarto. Quezada y Kuzmic asumieron la responsabilidad en ataque y las diferencias empezaron a estrecharse (35-36, min. 18)

El 38-42 con el que se llegó al final del segundo cuarto hacía presagiar una segunda parte igualada, pero no fue así. Dos triples de Navarro y Lorbek al inicio del tercer período devolvieron los diez puntos de diferencia al marcador (38-48, min. 22).

El equipo azulgrana se fue hasta su máxima diferencia (40-56, min. 28) ante un rival colapsado en ataque una semana después de que contra el Canarias en otro nefasto tercer cuarto anotara seis puntos. El cuarto período fue un mero trámite. Los triples permitieron al Barça ampliar la diferencia hasta los 21 puntos (57-78, min. 39), mientras que Fisher y Oliver maquillaron un resultado que hace justicia a las enormes diferencias existentes entre ambos equipos.