NBA

jugadores

NBA | TIMBERWOLVES 84 - ROCKETS 87

Los Timberwolves también fueron víctimas de Harden

Ricky Rubio incrementó el número de minutos de juego al llegar a los 21, pero siguió sin ser decisivo para los Timberwolves ya qué sólo aportó ocho puntos

EFE

La inspiración encestadora del escolta James Harden volvió a estar presente en el juego de los Rockets de Houston y con 30 puntos los guió al triunfo a domicilio de 84-87 conseguido frente a los Timberwolves de Minnesota.

Harden, que la pasada noche también fue el líder encestador de los Rockets en el partido que disputaron en el United Center, de Chicago, y ganaron al equipo local de los Bulls por 97-120, se impuso siempre a la defensa de los Timberwolves y anotó los cuatro puntos decisivos en los últimos 44 segundos del tiempo reglamentario.

Los Timberwolves con canasta del alero ruso Andrei Kirilenko estaban arriba en el marcador (84-83) a poco menos de dos minutos para que concluyese el partido. Pero la defensa de los Rockets no permitió que los Timberwolves anotasen más, mientras que Harden a falta de 39 y 11 segundos, respectivamente, para el final, anotó las dos canastas que decidieron el triunfo de los Rockets (16-12), que fue el quinto consecutivo, mejor racha en lo que va de temporada.

Harden, que anotó 15 de los últimos 17 puntos conseguidos por los Rockets, también realizó una buena labor en otras facetas del juego al aportar seis rebotes, tres asistencias, recuperar dos balones y poner un tapón. Mientras que el pívot turco Omer Asik también fue decisivo para los Rockets al dominar el juego bajo los aros y capturar 17 rebotes además de anotar nueve tantos.

Asik le ganó el duelo individual a los hombres altos de los Timberwolves, el ala-pívot Kevin Love y el pívot montenegrino Nikola Pekovic, que se combinaron con 19 rebotes y nueve puntos. El alero Chandler Parsons consiguió 12 puntos, seis rebotes y cinco asistencias, mientras que el escolta-alero argentino Carlos Delfino se convirtió en el sexto hombre al aportar 11 tantos y ser uno de los tres jugadores de los Rockets que tuvieron números de dos dígitos. Delfino jugó 35 minutos en los que anotó 4 de 13 tiros de campo, incluidos 3 de 11 triples, capturó cinco rebotes, y repartió cuatro asistencias.

Como equipo los Rockets tuvieron un 41 por ciento de acierto en los tiros de campo (33-81) y el 29 de triples (9-31), comparados al 38 (32-84) y 25 (7-28), respectivamente, de los Timberwolves (13-13), que perdieron el segundo partido consecutivo. El base puertorriqueño José Juan Barea, aunque perdió un balón decisivo a falta de 35 segundos para concluir el partido cuando el marcador señalaba el parcial de 84-85 favorable a los Rockets, fue el líder encestador de los Timberwolves con 18 puntos.

La perdida de balón le dio la oportunidad a los Rockets para conseguir la canasta decisiva por mediación de Harden. Barea jugó 28 minutos en los que anotó 7 de 14 tiros de campo, incluidos 2 de 6 triples, y estuvo perfecto (2-2) desde la línea de personal, capturó siete rebotes, repartió tres asistencias, recuperó un balón y perdió cuatro. El base novato ruso Alexey Shved fue el segundo máximo encestador de los Timberwolves al aportar 16 puntos y repartir tres asistencias, pero falló el último intento de triple y séptimo del partido --no acertó con ninguno-- que hubiese permitido a su equipo forzar la prórroga.

Mientras que el base español Ricky Rubio incrementó el número de minutos de juego al llegar a los 21, pero siguió sin ser decisivo para los Timberwolves. Rubio aportó ocho puntos al anotar 2 de 5 tiros de campo, falló un intento de triple, y estuvo perfecto 4 de 4 desde la línea de personal, repartió dos asistencias, recuperó un balón, no perdió ninguno y cometió tres faltas personales.

La decepción de los Timberwolves fueron Love que falló 11 de 14 tiros de campo (siete puntos) y Pekovic seis de siete (dos tantos).