Euroliga

euroliga

campo basket
jugadores

Euroliga | EUROLIGA | BROSE BAMBERG 67-REAL MADRID 82

Misión cumplida en Alemania

Mirotic lidera a un Real Madrid que rompió el partido en el último cuarto. Sergio Rodriguez y Carroll contribuyeron en un mal día de Rudy. El Real Madrid, dos de dos en el Top 16.

Juanma Rubio
Misión cumplida en Alemania Ampliar
Sergio Rodríguez fue el mejor escudero de Mirotic en el segundo triunfo blanco en el Top 16. | CHRISTOF STACHE

La confección de los grupos fue generosa con los 'cocos' del E al entregar como cuartos clasificados al dúo alemán Alba Berlín, Brose Baskets. En el F entraron como teóricas cenicientas Caja Laboral y Fenerbahçe. Eso marca una diferencia teórica que hay que aplicar en la práctica, y eso pasa por evitar disgustos en esas dos pistas y sumar triunfos a domicilio, que valen oro. El Real Madrid ha cumplido y ya tiene un 2-0 sin haber jugado en el Palacio. Alemania le dio además un escenario no demasiado ingrato para lamerse la herida del Palau. Así que fue un buen día, no tanto un buen partido. Cuando se recuerde al Real Madrid de Laso no se citará esta doble visita a Alemania que sin embargo ha resultado de una practicidad y una utilidad incuestionables.

 ¿Es Brose Baskets un mal equipo? Desde luego no es un muy buen equipo y no da nivel de aspirante a cuartos. Pero como todo equipo que juega el Top 16 tiene sus armas y un tipo de partido en el que hace daño. Y recuerdo que casi gana en Málaga hace una semana. Pero va muy justo de talento para competir durante cuarenta minutos con el Real Madrid: muy poco repartido. Y desde luego lo tiene crudo con un 6/24 en triples y permitiendo 16 rebotes de ataque al rival. Fin de la cuestión. Aún así y como el Real Madrid estuvo regular tirando a mal durante medio partido llegó en 57-59 al minuto 29. En el 36 se había acabado el partido: 61-76. Nachbar (19 puntos) y Gavel (17) forzaron hasta donde pudieron pero el Bamberg sólo jugó con fluidez cuando defendió a martillazos y explotó en la zona a Ogilvy: 15 puntos pero 13 en un primer tiempo en el que el Real Madrid, enésimo aviso para navegantes, encajó demasiado en su zona y se angustió en cuanto vio rondando a un 2’11.

Más allá de eso, el equipo de Laso gobernó el partido desde el primer cuarto y pastoreó a un rival que hacía la goma a base de tirones. Hasta el descanso amenazó con romper pero se enfangó en un tercer cuarto horrible en el que apareció el delicado talento de Mirotic, 10 puntos en ese parcial (19 totales con 8 rebotes: 26 de valoración) para mantener a flote a un equipo muy espeso sin poder jugar en transición. Una canasta de Sergio sobre la bocina fue la única en juego de todo el cuarto que no llevó la firma de Mirotic. Sergio, además, puse la alegría y la magia a un partido que tuvo poco de una y de otra: 11 puntos, 6 asistencias, destellos en momentos importantes y velocidad de piernas y pensamiento en el estirón final del último cuarto, al que se sumó Carroll (13 puntos). Con eso y el trabajo de Felipe (10+8) bastó porque el Real Madrid taponó la sangría en su zona en el segundo tiempo: Bamberg pasó de un 12/18 en tiros de dos hasta el descanso a un tramo final en el que vivió de triples que goteaban demasiado forzados.

Los fundamentos de Mirotic y el genio de Sergio taparon un partido flojo de Llull y malo de Rudy, que necesitó 10 tiros para meter 9 puntos y que pareció frío, con una desgana completamente inhabitual. No jugó Hettsheimeir, Draper no tuvo el efectismo de otros días tras el descanso y Slaughter estropeó con unas finalizaciones indecorosas en ataque su intenso partido en defensa. Y Begic, el enfermo de cuya recuperación anda pendiente la línea más débil del equipo, firmó un partido en versión gaseosa. Empezó bien cargando el rebote de ataque (5 para 7 totales) pero se quedó en 4 puntos y defendió con anemia su aro. Una cuestión que será decisiva en otras pistas, no en la de un Bamberg que por lógica (los primeros números ya lo corroboran) verá los cuartos de final por televisión. Pero eso no es culpa ni problema del Real Madrid, cuyo trabajo es ganar y amasar victorias a domicilio. Ya lleva dos. Misión cumplida.