Euroliga

euroliga

campo basket
jugadores

Euroliga | Panathinaikos 78 - Unicaja 73

Gist, verdugo del Unicaja

Los malagueños aguantan al Panathinaikos hasta el último cuarto, pero su exjugador, al que cambiaron por Panko hace un mes, encesta dos triples que les llevan a la derrota

Yaiza Acosta

Gist, verdugo del Unicaja Ampliar
James Gist hace un mate durante el partido contra el Unicaja. | ALEXANDROS VLACHOS

El Unicaja de Málaga ha cosechado esta tarde su segunda derrota (78-73) tras tres partidos en el Top-16 de la Euroliga. Los andaluces han estado a punto de asaltar el O.A.K.A. de Atenas. Hasta el final, los de Jasmin Repesa aguantaron al seis veces campeón de Europa: empezaron el último cuarto por delante (58-62, min. 32). Entonces, el plan se torció. Las sequías anotadoras se repartieron entre ambos equipos durante todo el encuentro, pero en el momento definitivo le tocó al Unicaja. El parcial de 14-2 decidió el choque. A esta circunstancia se añadió otra, la que más temían los aficionados malagueños: James Gist. Repesa cambió al norteamericano por Andy Panko a finales de diciembre. Y Gist fue el encargado de romper la igualdad con dos triples definitivos. Unicaja intentó la épica en el último suspiro: remontó la diferencia de nueve puntos a falta de tres minutos y llegó a ponerse a dos con un parcial de 7-0 a favor. Al final, los malagueños se marchan de Atenas con su cuarta derrota consecutiva a la espalda —dos en Liga y dos en Euroliga—.

Los primeros minutos del segundo cuarto le sobraron a Unicaja. El conjunto malagueño dio un bajón que el Panathinaikos, impulsado por los triples de Banks, aprovechó para irse 10 arriba. Entonces se produjo un cambio de papeles: los griegos se pusieron en la piel de Unicaja y los de Repesa metieron la quinta. El parcial de 0-11 les colocó por primera vez por delante en el marcador (33-34, min. 17), aunque, otra vez un tiro exterior de Banks, les devolvió a la tierra (39-37, min. 20).

En el segundo periodo, más de lo mismo: juego rápido, intenso. Momento que aprovecharon dos de los más demandados de la noche. Por un lado, el escolta Jason Kapono. El de California no había mirado al aro durante toda la primera parte, pero al comienzo del tercer cuarto sacó su faceta de tirador y metió tres canastas seguidas (7 puntos) que Calloway se encargó de contrarrestar. Por otro, Panko, que hizo creer por unos minutos que el trueque con Gist fue un gran acierto. Los de Pedoulakis no aguantaron el tirón y Unicaja terminó el tercer cuarto arriba en el electrónico. El sueño de la victoria en el O.A.K.A. duró hasta el minuto 35, con el triple de Gist.