jugadores

Eurocup | NYMBURK 77 - VALENCIA 82

San Miguel reactiva al Valencia

El Valencia se impuso en un choque en el que la salida en tromba de los valencianos tras el descanso le condujo al triunfo final.

EFE

El Valencia Basket se impuso al Nymburk en la ciudad checa de Pardubice, en la segunda jornada de la segunda fase de la Eurocopa, en un choque en el que la salida en tromba de equipo valenciano tras el descanso, liderado por Rodrigo San Miguel, le condujo a un triunfo que, dados sus altibajos, tuvo que sentenciar Justin Doellman en los últimos dos minutos.

El base aragonés tuvo que ser hospitalizado tras el choque de la semana pasada y aunque en principio se pensó que tenía una doble fractura vertebral, finalmente tuvo sólo un esguince y hoy volvió a jugar y empujó al Valencia a una victoria que le convierte en líder en solitario de su grupo y encarrila su pase a cuartos de final.

El encuentro comenzó con un ágil intercambio de canastas, en el que la mayor calidad ofensiva del Valencia le permitió hacerse con las primeras ventajas de la mano de Bojan Dubljevic. Con la entrada de Pietrus, el equipo español maniató al checo y logró un pequeño colchón que le permitió resistir al repentino acierto en el tiro exterior del Nymburk (29-31, m.15).

Para continuar su asedio, el equipo checo apostó por alternar sus defensas y por un cinco titular muy físico, con Welsh, de más de dos metros, de base. El ex jugador del Unicaja y Estudiantes se hizo con el mando del encuentro y con la ayuda de Naymik situó a los locales por delante en el marcador por primera vez. Sólo cinco puntos consecutivos de Dubljevic impidieron que el Nymburk llegara al descanso con una renta peligrosa (40-39, m. 20).

Empujado por San Miguel y por nuevos puntos del interior montenegrino, el Valencia recuperó su ritmo habitual tras el descanso, lo que le permitió desbordar a su rival y recuperar el mando del choque (42-56, m. 25). Con ese parcial de 2-17 en apenas cinco minutos, el Valencia minó la resistencia local, y en el resto del cuarto mantuvo la intensidad defensiva y encontró en Faverani un nuevo referente ofensivo en la pintura para aumentar aún más su ventaja (51-67, m. 30).

Pero un parcial de 7-0 en el arranque del último parcial avisó que el Nymburk no renunciaba a triunfo. San Miguel frenó ese primer intento y también neutralizó el segundo, que llegó de la mano de los tiros de Rancik. Pero no supo dormir el choque y la aparición de Palyza llevó el partido a un final igualado (76-76, m. 39). Velimir Perasovic pidió un tiempo muerto para tranquilizar a sus jugadores y lo logró. Dos canastas de Justion Doellman y dos buenas defensas que impidieron anotar al Nymburk sentenciaron un triunfo que le costó más de lo esperado por sus altibajos.