jugadores

Unicaja - Real Madrid

Nikola Mirotic vuelve al lugar del crimen un año después

Los blancos persiguen su cuarto triunfo en el Top-16, el tercero fuera de casa, lo que les situaría en posición de privilegio a la espera de lo que haga el CSKA en territorio de Plaza.

Nikola Mirotic vuelve al lugar del crimen un año después Ampliar
Sergio Rodríguez le da un pase sin mirar a Mirotic, preparado para recibir y tirar. El pasado 19 de enero una canasta suya destrozó anímicamente al Unicaja. | Dani Sánchez

No es una norma inmutable, pertenece más bien a la Ley de Murphy, la de la tostada. Pero si dos equipos españoles coinciden en la Euroliga, se cruzarán también en la ACB el fin de semana anterior o posterior al duelo europeo. Le pasó al Madrid la campaña pasada con el Bilbao y le vuelve a ocurrir en la actual con el Unicaja. "Fin de semana malagueño", escribía Sergio Rodríguez en las redes sociales. Y largo, añadimos. El Madrid viajó ayer en AVE (con Draper y Reyes recuperados) y no volverá hasta el domingo por la tarde. Doble choque en Málaga y cinco días en la capital de la Costa del Sol.

"Si comparamos temperaturas, al menos saldremos a pasear por la calle", bromeaba Laso, que añade: "Es una sensación parecida a la de un playoff­, pero durante la temporada puede costar más porque no estás concienciado". El técnico­ se verá las caras con Repesa, el entrenador que el Madrid tuvo apalabrado en 2011 antes de apostar por él.

Los blancos persiguen su cuarto triunfo en el Top-16, el tercero fuera de casa, lo que les situaría en posición de privilegio a la espera de lo que haga el CSKA en territorio de Plaza.

El Unicaja anda malherido tras quedarse fuera de la Copa, pero en Europa sigue vivo y quiere dar guerra. Quizá busque la revancha por aquel canastón de Mirotic en el último segundo hace justo un año (80-81 en el Top-16). Fue el descabello a un equipo que prometía, pero que murió justo aquel día. De los 21 partidos siguientes, perdió 19. Mirotic vuelve hoy al lugar del crimen, y en forma, como Sergio­, como Llull, como...