Liga Endesa

liga endesa

campo basket
jugadores KIA

Liga Endesa | Estudiantes

Nogueira: "Antes de la NBA quiero triunfar en el Estudiantes"

Comenzó a jugar al baloncesto hace sólo cinco años. El domingo se convirtió en el héroe del Asefa Estudiantes. Un palmeo suyo sobre la bocina le dio el triunfo a los colegiales.

R. G. Santos

¿Cómo empezó a jugar al baloncesto?

Yo iba para futbolista, pero debido a mi tamaño tuve que dejarlo. Cuando tenía 14 años me pararon por la calle para preguntarme si quería jugar al basket. Mi estatura me impidió ser futbolista, que era mi sueño de pequeño, pero me permitió encontrar mi deporte, que es el baloncesto.

¿Cómo llega al Estu?

Estaba en un campus en Brasil y un entrenador, Octavio, le envió archivos míos al Estudiantes. Ahí comenzó el interés.

Lleva menos de un año en el primer equipo, ¿cómo ha cambiado su vida en este tiempo?

Bastante. No sólo por estar jugando en la Liga Endesa, sino también porque el entrenador me está dando mucha confianza. Llevo cinco años jugando a esto y es un cambio radical.

Un cambio que será más fácil, jugando en un equipo donde la cantera tiene mucho peso.

Ayuda, porque sabes que no estás solo. Pero no me gusta utilizar la excusa de la juventud. Intento tener la misma responsabilidad que un veterano.

Ha sido titular en cuatro partidos, ¿pensaba que iba a tener tanto protagonismo?

No. Prácticamente llegué cedido de la Adecco Oro, pero poco a poco conquisté mi espacio. Tampoco me siento protagonista, soy uno más que está ayudando al equipo.

Para los que no le conocen, ¿quién es Nogueira?

Soy un jugador que intenta utilizar la envergadura que tiene, que corre bien por el carril central y que consigue bastantes canastas tras coger el rebote ofensivo. Tengo que mejorar bastante el juego en el poste bajo, aunque creo que estoy cogiendo confianza en esa posición. Mejoraré.

¿Su mejor virtud?

La envergadura me facilita las cosas. Tengo unos pies rápidos para mi tamaño.

¿Y su mayor defecto?

La lectura del juego, aunque tengo 20 años y creo que mejoraré. Es un defecto que se convertirá en una virtud.

A pesar de sus 2,13 de estatura le llaman Bebé.

Un tío cercano a mi familia me cogió en brazos cuando tenía meses y dijo que era un bebé gigante. Al final me quedé con ese mote.

El año pasado estuvo en el Nike Hoop Summit, un partido que reúne a las futuras estrellas de EE UU y del resto del mundo. ¿Cómo le fue?

Bien y mal. Era un partido clave, pero dejé escapar la oportunidad porque no fui concentrado. Me alegro de haberlo hecho mal porque me ha servido para despertarme, para aclararme... Después de eso me tomo las cosas más en serio.

¿Se ve en la NBA?

La NBA es un sueño para todos, al igual que vestir la camiseta de tu país. Hay que ser realista y saber si uno está preparado o no. Conozco muchos casos de gente con mucho potencial que se precipitó. Mi momento no sé si será hoy o mañana, pero trabajo para estar listo. Eso sí, antes me gustaría triunfar en el Estudiantes.

¿Ha pensado si se presentará al draft este año?

No pienso en eso; no tengo un contrato con un equipo de la NBA. Mi vida está aquí, en el Asefa Estudiantes. Y ahora llega la Copa y hay que clasificarse para los playoffs... Antes de la NBA, tengo muchas cosas que lograr aquí.

En las previsiones le dan en primera ronda el próximo año.

A mí no me gusta guiarme por eso. Hace dos años salía entre los diez primeros. Alimento mi sueño entrenando y no mirando una página para saber en qué puesto podría salir.

¿Un sueño?

Hacer historia en algún equipo. Tener 30 o 50 años y que la gente te reconozca por lo que has hecho.