Actualizado

Actualizado a las

Por favor elige la edición por defecto NBA Spain US
El sitio por defecto ha sido fijado durante 7 días

NBA

jugadores

NBA | RESUMEN DE LA JORNADA

Despedida de Calderón… y recaída de los Lakers

Calderón se va a los Pistons vía Memphis. Pau Gasol fue reserva en la derrota ante los Suns y sumó 14 puntos y 5 rebotes. También perdió Ricky Rubio: 9 puntos ante los Clippers.

Alejandro Delmás
Despedida de Calderón… y recaída de los Lakers Ampliar
El jugador estadounidense Kobe Bryant atrapa un rebote junto al pívot español Pau Gasol. | PAUL BUCK

“Duro día, pero gracias a todos por estos años de apoyo, gracias Raptors fans. Gracias Toronto por hacerme sentir como en casa”. Así despedía José Manuel Calderón en Twitter sus siete años y medio (desde el verano de 2005) en la plantilla de los Toronto Raptors. Calderón, en el último año de un contrato que le supone 10,5 millones de dólares en 2012-13, se marcha a los Detroit Pistons, como parte de un traspaso a tres bandas: los Raptors reciben de los Memphis Grizzlies a Rudy Gay (26 años), con sus 17,2 puntos, 5.9 rebotes de media… y 37 millones de dólares de contrato por las dos próximas temporadas. El ‘center’ iraní Hamed Haddadi (27 años, 2,18) también va de Memphis a Toronto. Los Grizzlies recibieron inicialmente desde Toronto a Calderón (31 años, 11,1 puntos y 7,4 asistencias de media en 2012-13) y al notable ala-pívot Ed Davis (23 años, 2,09, 12,9 puntos como titular), además de una segunda ronda del Draft 2013.

Al momento, los derechos de Calderón se reenviaron a Detroit y los Pistons facturaron a Memphis a Tayshaun Prince (33 años, campeón olímpico y de la NBA, 11,8 puntos de media más 4,6 rebotes) y a Austin Daye (24 años, 2,11, 5,1 puntos de media), el hijo del exjugador Darren Daye. Los Pistons se desembarazan de los dos últimos años de contrato de Prince (15 millones de dólares) más los tres millones de dólares anuales de Daye. Además, Calderón que actuará como refuerzo del buen base ‘piston’ Brandon Knight (ex Kentucky), será agente libre este verano: así, los Pistons tendrán un margen operativo de 25 millones de dólares por debajo del tope salarial o ‘salary cap’.

Con los hechos consumados, y con el equipo ‘raptor’ ya en el Philips Arena de Atlanta, Calderón y Davis fueron autorizados para despedirse en el vestuario de sus ya ex compañeros en los Raptors, con los que no se iban a alinear más. Calderón se había cambiado para jugar... y se quedó a cuadros, en revuelta de emociones. Las cuentas de Twitter se llenaron de saludos emotivos de despedida. “Perdemos dos amigos, pero el vagón sigue andando”, declaró Dwane Casey, entrenador de Toronto. “Era una oportunidad única”, se justificó Bryan Colangelo, el ‘boss’ de operaciones de los Raptors.

Y ya con Kyle Lowry (14 puntos en el Philips Arena) como titular ‘raptor’ al base, la emoción de Casey mutó en indignación con una derrota lastimosa ante los Hawks: fue 93-92 para Atlanta (que perdía 45-55 en el descanso) después de que Al Horford (22 puntos, diez rebotes) machacara el aro ‘raptor’ con la última canasta del partido, a 21 segundos del final. En la siguiente posesión de Toronto, Horford taponó el tiro de Lowry, pero el balón siguió en poder de los Raptors, que tras tiempo muerto jugaron para DeMar DeRozan (23 puntos): a falta de 12 segundos. Bajo el aro ‘hawk’, DeRozan recibió lo que pareció una falta clarísima de Horford, pero el tiempo expiró sin que en el Philips Arena sonara el silbato arbitral deTony Brothers, Lewis o Buchert. Dweane Casey irrumpió en la cancha pidiendo justicia con los brazos abiertos: de nada sirvió. Josh Smith agregó 20 puntos a los Hawks, que dominaron en rebotes (52-36), pero no perdieron de milagro pese al aviso de su entrenador, Larry Drew: “Había advertido a mis jugadores para que no se distrajesen por el traspaso de jugadores de Toronto, pero…”

Poco después, y en el cierre de la jornada, los Lakers volvían a las andadas y sufrían una infamante derrota en el US Airways Arena de Phoenix para cortar su rachita de tres victorias. Lo peor del nuevo fracaso ‘laker’ no fue el tanteo (92-86 para los Phoenix Suns), sino cómo se desencadenaron los hechos en el regreso a Phoenix de Steve Nash… con camiseta visitante: a diez minutos exactos del final, los Lakers mandaban por 65-78 tras canasta de Jamison (13 puntos). Pero el parcial de esos diez minutos finales fue de 27-8 para unos Suns acaudillados por Michael Beasley (27 puntos, 12/20 en tiros, como reserva), Marcin Gortat (14 puntos, 12 rebotes)… y Luis Scola: 11 puntos y dos tiros libres vitales con 88-86 a 17,8 segundos del fin. Kobe Bryant logró seis de esos últimos ocho puntos de los Lakers, pero falló una clarísima y decisiva entrada (con la zurda), con 88-86 y a 43,8 de la sirena. Kobe, que se ha declarado ‘obsesionado con ser el base perfecto’ y que insistió en que Magic Johnson fue su ‘primer gran ídolo’ se marchó con 17 puntos (7/17, 0/3 en triples), cinco rebotes y nueve asistencias. Pau Gasol no fue titular y aportó 14 puntos (6/13 en tiros) y cinco rebotes en actividad de 37:11 minutos, ampliada por las molestias de Dwight Howard: nueve puntos, 14 rebotes, cuatro faltas…y final de partido en el banquillo con el hombro machacado, dolorido y cubierto de hielo.

Fue el lamentable inicio ‘laker’ de una terrible gira de siete partidos… mientras, por arriba, en la zona de playoffs del Oeste, 27 puntos de Danilo Gallinari deshacían a los Houston Rockets en Denver: 118-110 para los Nuggets, a quienes Kenneth Faried alimentó con 19 puntos y nueve rebotes. Jeremy Lin (22) fue la punta de anotación de los Rockets. En Salt Lake City, 25 puntos de Millsap y 22 de Al Jefferson guiaban a Utah Jazz al triunfo (104-99) sobre los Hornets de Greivis Vasquez (17 puntos, 13 asistencias), con lo que los Jazz abandonan el pozo donde les había dejado la tremenda paliza encajada ante los Rockets, la noche del lunes.

En Minneapolis, Ricky Rubio, apartado del partido de novatos de ‘All Star Weekend’ apareció como titular de los Timberwolves y en 27:28 de acción ante los Clippers firmó nueve puntos y cuatro asistencias. Pese a seguir sin Chris Paul (rodilla golpeada), los ‘Clips’ mandaron por 90-96, gracias al poder de sus acorazados interiores: Blake Griffin (26 puntos, 13 rebotes) y DeAndre Jordan: 16 puntos, 13 rebotes, dos tapones. Contra ellos, Nikola Pekovic (17 puntos, 12 rebotes) fue demasiada poca respuesta de unos Wolves a quienes volvió a dirigir su primer entrenador, Rick Adelman, alejado desde el Día de Reyes por enfermedad de su mujer. En San Antonio, los Spurs, el mejor equipo de la Liga, pulverizaron a los colistas Bobcats, a cuyo propietario, Michael Jordan, se ‘espera’ (???) como refuerzo cuando cumpla 50 años, en dos semanas: fue 102-78 para los Spurs (sin Duncan ni Blair, ambos con molestias en las rodillas, pero con 22 puntos y siete asistencias de Tony Parker al mando de la cuestión.

El resto de la noche vino con una paliza en Indianapolis (98-79) de los Pacers a unos Pistons también ya sin Prince ni Daye. Los Pacers tuvieron a seis hombres más allá de diez puntos, con 18 puntos y 11 rebotes para el gigantón Hibbert. Greg Monroe (18 puntos, nueve rebotes) brilló de nuevo en los Pistons. Antes, en Filadelfia, los Sixers habían dado cuenta de los Wizards con un cómodo 92-84 y 21 puntos de Jrue Holiday. Nick Young concretó 18 puntos ante los Wizards, su antiguo equipo, que se agarraron a los 15 puntos y 17 rebotes de Emeka Okafor.

En Boston (donde Rajon Rondo pide ‘segundas opiniones’ sobre su lesión de rodilla), los Celtics abusaron de unos Kings en desbandada: 99-81, con Avery Bradley y Courtney Lee como ‘guards’ de los Celtics, donde hubo seis jugadores en 11 o más puntos, con Paul Pierce (16) a la cabeza. Hubo más abusos. Dos, en Nueva York: 113-97 de los Knicks a los Magic, con 21 puntos de Tyson Chandler y 20 de Melo Anthony para los Knicks. Récord de Melo: 30 partidos en 20 o más puntos. Entre los Magic, Redick (29 puntos) hizo lo que pudo: demasiado poco ante unos Knicks que lanzaron a seis jugadores más allá de la frontera de los 11 puntos anotados.

El segundo ‘abuso’(más bien paliza) en Nueva York, llegó en Brooklyn. Allí, en el Barclays Center, los Miami Heat, repletos de moral y buenos deseos tras su comparecencia en la Casa Blanca apisonaron a los Nets con un parcial-rodillo de 14-36 en el tercer cuarto, de paso para el 85-105 definitivo: el flamante ‘All Star’ Brook Lopez ofreció 21 puntos a los Nets, tantos como Wade a los Heat, pero faltaba ‘Dr. LeBron’: 24 puntos, nueve rebotes y siete asistencias en 34 minutos fue la planilla de LeBron James, que, tras palabras de desprecio a cargo de Reggie Evans (en el ‘Daily News’), había anunciado: “Dejaré que hable mi juego”. Fue la victoria seguida número 13 de los Heat sobre los Nets. Y los Chicago Bulls, siempre en plena ‘cuenta atrás’ para el regreso de Derrick Rose, helaron el Bradley Center de los Milwaukee Bucks y sus 17.640 espectadores como si fueran una ventisca glacial llegada de Michigan: 88-104 para los Bulls, con seis hombres en ‘dobles dígitos, catapultados por dos reservas: Nate Robinson (24 puntos, 2/3 en triples) y Jimmy Butler, cada día mejor: 18 puntos en 27:23 de acción. Es la sexta victoria consecutiva de los Bulls en la pista de los Bucks, que nio tuvieron al enfermo Larry Sanders.