Copa del Rey

copa del rey

campo basket
jugadores

Copa del Rey | BARÇA REGAL 85 - VALENCIA 69

El Barcelona abruma al Valencia e iguala los títulos del Madrid

El Barcelona ganó con facilidad la final de la Copa del Rey a un Valencia (85-69) sin recursos y ya es, junto al Madrid, rey de la Copa: suma 23 títulos.

Ricardo González

Bajo el sol de Vitoria vimos nubes, nieve y agua. Y al Barça Regal alzar la Copa del Rey otra vez dos años después, en su cuarta final seguida, con un baloncesto soberbio. Atrapa así al Real Madrid en el palmarés: 23 títulos cada uno. Una carrera entre dos colosos. El desempate del Sant Jordi en la temporada pasada fue blanco. En un año veremos, hay pulso a la vista por la supremacía copera. A ver si llega Pete Mickeal, a punto de cumplir 35 años. MVP de la final, aunque esta vez no tuviera que decidir nada, como en cuartos. Lo hizo su equipo, el de Xavi Pascual, la defensa. Y el premio se lo pudieron llevar también Huertas, Tomic

En la urna que iba a decidir el ganador de la final, casi todas las papeletas eran de color azulgrana, pero el Valencia apelaba a su trabajo, a su defensa, a sus anotadores y a un pívot superior, Faverani. Y mantuvo la fe en que saldría un boleto taronja. “Podemos ganarle al Barça, seguro”, decía Perasovic en la previa. Sonaba convincente. Su equipo había tenido el don de hacer parecer menos de lo que eran a sus rivales. Pasó el viernes en cuartos, ante el Estu, cuando lo achacamos a la baja de English, y se repitió el sábado ante el Gran Canaria. Intensidad y concentración, atento a las líneas de pase, incluso a costa de permitir alguna canasta bajo el aro. Con un parcial de 1-10 se puso arriba en el inicio del segundo cuarto: 18-21 y, luego, 21-26… Pero la constancia azulgrana resulta demoledora, aunque en esta final, la de los pitos (al Rey, al himno y hasta a los chavales del Madrid que ganaron la Minicopa), no deslumbrara. Relució menos que ante el Caja Laboral y el Madrid. Trabajo de hormiguita, más bien, labor sorda, quizá porque no era un día de cracks Navarro (cero puntos en 20 minutos, -7) volvió a quedarse sin MVP. “No pasa nada, la Copa está ganada”, pensaba. Son seis ya, seis. Y carpetazo a un evento que reunió a 100.025 espectadores en los siete encuentros, nuevo récord, aunque el peor día, el más frío, el más extraño, fue el último, el de la final.