NBA

jugadores

NBA | ALL STAR-WEEKEND

Faried y Ricky Rubio planchan al equipo de Shaquille: 163-135

Faried fue el MVP del Partido con 40 puntos y diez rebotes. Ricky salió titular y con quince minutos disputados dio diez asistencias y anotó cinco puntos.

Faried y Ricky Rubio planchan al equipo de Shaquille: 163-135 Ampliar
Ricky Rubio durante el partido celebrado esta noche en Houston. | ERIK LESSER

Antes del ‘BBVA Rising Stars Challenge’, el Partido de Novatos que enfrentaba a los equipos escogidos por Charles Barkley y Shaquille O’Neal (‘Team Chuck-Team Shaq’), Ricky Rubio había sido así de contundente: “El jugador con el que más me apetece compartir equipo es Kenneth Faried: disfrutas con él porque tiene una energía que contagia al resto de compañeros, a todo el equipo. Y aquí vamos a disfrutar”.

Dicho y hecho: al final de la noche que abría el ‘All Star-Weekend’ en el Toyota Center de Houston, Faried (Denver Nuggets) fue, con 40 puntos y diez rebotes, el Jugador Más Valioso (BBVA-MVP) del Partido de Novatos, trofeo que le fue entregado por Ángel Cano, CEO del BBVA. Por supuesto, el ‘Team Chuck’, el equipo de Faried y Ricky (que compartieron bromas y risas, codo a codo en pista y banquillo) pasó por encima del ‘Team Shaq’. Pero una pasada literal, en toda regla: 163-155, con un atronador 90-66 en el descanso. Obviamente, las defensas no existieron y las dos últimas canastas, a cargo de Faried y Chandler Parsons, fueron en plan exhibición o mascarada, con los dos equipos haciendo pasillo y alfombra a los ‘dunks’ que remataban el partido.

El ‘Team Chuck’ de los colegas Faried y Ricky tuvo a otra estrella joven en Isaiah Thomas, el zurdo y relampagueante base de los Kings. En 21:13 de acción, Thomas firmó 18 puntos (4/6 en triples) y diez asistencias. Días después de hacer un elogio público del matrimonio homosexual (su madre está casada con otra mujer), Faried cerró su gran noche con sus 40 puntos por vía de 18 aciertos en 22 tiros. Anotó el único triple que lanzó. Ricky salió titular, con botas verdes fluorescentes y rodillera blanca bajo la equipación de los Timberwolves. Rubio, el jugador que más camisetas vende en Minnesota junto a Kevin Love, se despidió para unas pequeñas vacaciones de fin de semana con cinco puntos (2/4 en tiros, un triples)… pero con diez asistencias de fantasía, la mayoría hacia Faried. Todo, en sólo 15:36 de acción.

Otros nombres propios del partido: Kyrie Irving, el sensacional base de los Cavaliers, que produjo 32 puntos (14/20) y seis asistencias para el ‘Team Shaq’, con alguna canasta nacida de un doble ‘dribbling’ imposible: en la segunda parte. Shved, el compañero ruso de Ricky en Minneapolis, se adornó en triples y vuelos a canasta pasada: añadió 12 puntos en 18 minutos al ‘Team Chuck’, que conectó el 53,1% de los triples lanzados: 17/32. Hay que repetirlo: las defensas no fueron ni siquiera una broma... directamente, no existieron. Mucho menos, incluso, que en el ‘Celebrity Game’, donde Usain Bolt, un poco a lo loco, se adornó al machacar el aro en contraataques. Ese partido de celebridades lo ganó para el equipo del Este un señor llamado Arne Duncan, ex Harvard y nada menos que Secretario de Educación del Gabinete de Barack Obama. Duncan firmó un ‘decreto’ de 11 puntos, siete rebotes y cinco asistencias y dio al ‘Este’ el gobierno de ese partido de famoseo: 58-38.

Así que Rubio se va de fin de semana y Dwight Howard anuncia, ceremonioso, que ‘no cree’ que los desesperados Lakers, un acorazado torpedeado bajo la línea de flotación, se estén planteando buscarle una salida. En la NBA y en Houston se sigue rumoreando que, antes o después, con Chicago o con Charlotte, Michael Jeffrey Jordan saldrá a jugar un partido de Liga con 50 años cumplidos: o sea, a partir de mañana. Hoy toca la noche de los concursos, y mañana, vía libre al ‘All Star Game’, con ‘The Big Three’ de Miami (Wade, LeBron, Bosh) al frente de la Conferencia Este. En el Oeste, Kevin Durant, KD, hará de bisagra entre dos parejas de Los Ángeles: Kobe Bryant y Howard (Lakers)… y los dos jefes de los Clippers, Chris Paul y Blake Griffin. Buena suerte a Durant, KD, para aguantar lo que va a tener que aguantar…