Liga Endesa

liga endesa

campo basket
jugadores KIA

Liga Endesa | ASEFA ESTUDIANTES 82 -UNICAJA 68

El Estudiantes hunde un poco más en el pozo al Unicaja

Ante el Estu, el Unicaja no supo aprovechar su superioridad en el juego interior (Barnes estuvo inmenso en defensa) y sólo Panko fue un quebradero para los de Vidorreta.

El Estudiantes hunde un poco más en el pozo al Unicaja Ampliar
El escolta del Unicaja Krunoslav Simon (izq) y el pivot del Asefa Estudiantes Lamont Barnes luchan por la posesión del balón durante el partido correspondiente a la jornada 21 de la Liga Endesa disputado hoy en el Palacio de los Deportes de Madrid. | Víctor Lerena

El Asefa Estudiantes tenía cuentas pendientes tras la Copa. La primera de ellas, borrar la mala imagen mostrada en Vitoria. Para ello se encomendaba a la vuelta de Carl English, que no pudo estar en el torneo del KO por un virus gástrico. El máximo anotador de la Liga Endesa regresaba y con él volvieron los puntos, aunque el canadiense estuvo algo precipitado, demasiado pendiente en convertirse en el líder ofensivo de su equipo.

El Unicaja también llegaba con cuentas pendientes: faltó a la Copa (la tercera vez en las últimas cuatro ediciones), el playoff se aleja y su técnico, Jasmin Repesa, lleva un tiempo en la cuerda floja.

Ante el Estu, el equipo cajista no supo aprovechar su superioridad en el juego interior (Barnes estuvo inmenso en defensa) y sólo Panko fue un quebradero para los de Txus Vidorreta. Fue precisamente el norteamericano el que le puso el punto de inflexión a un encuentro en el que el Estu no conseguía despegarse.

Lo calentó con una falta no señalada sobre Kuric, al que desestabilizó en el aire cuando penetraba a canasta. Y fue el momento en el que el Estu voló, con un parcial de 10-2 (increíble el triple sobre la bocina de Jaime Fernández): 46-36 al descanso.

El Unicaja resurgió con un parcial de 8-0, pero cuando más atascados estaban los colegiales (51-48, tras una técnica a Gabriel por simular una falta) apareció Granger; con una canasta sobre la bocina, un dos más uno con el premio añadido de la tercera falta de Williams, una asistencia para que Barnes machacara.

Y de nuevo un parcial abierto que redondeaba Clark con cinco puntos; y otra vez a volar… 61-48 (minuto 28). El Unicaja intentó volver al partido a base de triples, pero no era el día: 4 de 18. Y no hubo más historia.

El Estu vuelve a sonreír con Germán y su juego de pies a lo Fred Astaire en la pintura, Kirksay luchando cada balón, Granger imponiendo el ritmo, Jaime la magia, Clark los puntos y Barnes y Fisher dando un plus en defensa. Y el Unicaja despierta sus fantasmas. El playoff está ya a tres triunfos.