Actualizado

Actualizado a las

Por favor elige la edición por defecto NBA Spain US
El sitio por defecto ha sido fijado durante 7 días

NBA

jugadores

NBA | RICKY RUBIO, EN 'PLAY BASKET'

"De pequeño quería ser negro, estaba obsesionado con Jordan"

El base de Minnesota apuesta en una entrevista al programa 'Play Basket' de la Cadena Ser "por una final en el Oeste entre Memphis y San Antonio".

As.com

Se te nota que ya está volviendo a disfrutar.

—Si la verdad es que al principio no es que no disfrutara, pero era un poco frustrante porque todavía no estaba bien físicamente. La adaptación a las canchas después de estar 9 meses parado era difícil, no me encontraba al cien por cien, pero bueno ahora poco a poco me voy sintiendo más cómodo. Lo que pasa que tampoco ayuda que estamos perdiendo partidos.

—Al principio cuando le vi jugar después de la lesión era como si todavía tuviese alguna precaución, como si estuviera probando diciendo a ver si, a ver si...

—Si la verdad que sí, no me atrevía mucho a penetrar, tenía un poco de miedo a volverme a lesionar, era un miedo inconsciente que tenía en la cabeza que a la hora de penetrar no me dejaba. Pero ahora ese miedo se ha ido de la cabeza y estoy mucho mejor.

—¿Secuelas cero?

—Sí, ahora ya estoy perfecto.

—He leído que en el periodo de lesión pensaste mucho en Raúl López y Bennet.

—Sí, han sido jugadores que me han marcado mucho por mi posición. Tienen mucho talento, sobre todo Raúl, porque desde el primer momento en el que me lesioné me dijo que si necesitaba cualquier cosa ahí estaba, que él había pasado por situaciones similares. Y Bennet, es un jugador con el que tuve el placer de compartir vestuario y sabía cómo cuidarse con 36 años, y era increíble.

—En esos momentos esos apoyos sí que dan fuerza, el decir, hay un jugador que pasó lo mismo que yo que me dice que para cualquier cosa ahí estoy, y a lo mejor un día coger y pegarle un toque y decirle hoy estoy de bajón o que hacías tú cuando te pasaba esto.

—La verdad es que si, te ayuda mucho. Para mí son ídolos y que en esos momentos te ayuden es un placer.

—Vaya suerte habéis tenido este año con la lesiones...

—Si la verdad es que no había estado en un equipo con tantas lesiones, incluso hasta el entrenador ha tenido que estar fuera durante un tiempo. Es algo que influye mucho porque no puedes tener una regularidad en el equipo. Cuando ves que las cosas van bien a principio de temporada a pesar de que Kevin (Love) y yo estábamos lesionados, íbamos bien. Pero luego se lesiona Budinger que funcionaba muy bien para nosotros. Nos ha fallado que íbamos fichando bien, como por ejemplo Josh Howard que ficha por nosotros hizo unos buenos partidos y se lesiona otra vez de la rodilla. Es algo difícil el compaginar tantas lesiones.

—Es algo que incluso dentro del equipo será difícil de asimilar que casi cada semana va cayendo uno, y no son lesiones de pequeñas molestias, son de larga duración.

—Sí, como dices cada semana se lesionaba alguno, y no era una lesión de unas semanitas, es que han sido de hasta final de temporada. Y es difícil mantener el ánimo porque las victorias iban llegando a principio de temporada, pero claro Kirilenko y Shved por ejemplo han tenido que jugar 10 partidos seguidos jugando unos 40 minutos, y no es fácil estar siempre físicamente al cien por cien.

—Te noto por el tono de voz está animado, aunque desanima no ganar muchos partidos, el tener una plantilla que prometía mucho pero que ahora se va a quedar sin playoffs.

—Sí que es muy difícil, pero ahora no tenemos que pensar en los playoffs, y si, como nos dijo Adelman, en mirarnos un poco en el espejo de Golden State, que el año pasado tuvieron una temporada similar con muchas lesiones, pero aprovecharon el final para conjuntarse como equipo, y para empezar la siguiente temporada a tope. Y queremos hacer algo así.

—¿O sea, el consolidar un equipo con la base de este año y que estén todos bien no?

—Sí, a ver si el año que viene tenemos más suerte.

—¿Y el caso de Kevin Love? Se lesiona, vuelve y se ve que no es el jugador del año anterior...

—Es difícil si estás ocho sin poder utilizar la mano y después volver, además que era la mano de tiro siendo él un tirador. Desde el primer momento aquí se le pide todo, se le pide que sea el líder, y es difícil cuando no entran los tiros. Como teníamos tantas lesiones tenía que jugar además 40 minutos y era frustrante para él, no se sentía cómodo. Después de un año tan bueno como tuvo el año pasado y tan eficaz desde la línea de tres. No tuvo regularidad y encima se volvió a lesionar y nadie quiere recaer de una lesión así.

—Sin Kevin Love todas las miradas están centradas en usted, y el otro día leía en una entrevista (que me perdonen porque no me acuerdo donde) que venía a decir, "no soy consciente del impacto que tengo en la NBA". ¿Se va dando cuenta, tras rodar anuncio tras anuncio, tras estar en el All-Star porque le piden que esté casi en el último momento, de la trascendencia que está teniendo siendo tan joven y llevando dos años en la NBA?

—La verdad que no, yo soy como un fan que está jugando en la NBA, porque todo me sorprende. Estoy jugando contra gente que apenas hace dos ó tres años que los miraba por tele, y los sigo mirando con una admiración increíble. Y ahora estoy jugando contra ellos, es algo que me sorprende y me lo paso muy bien.

—Me sorprende que diga eso, porque en la cancha es tan descarado que yo alucino con que usted diga que le sorprende jugar contra Kevin Durant que lo tiene fresco.

—Sí lo tengo demasiado fresco (risas). Me sorprende jugar contra esta gente, pero una vez saltas a la cancha te olvidas de que sean ídolos.

—¿Impresiona mucho jugar contra Kevin Durant o LeBron James?, o por ser más directo, ¿con quién le ha sorprendido jugar más en todo este tiempo en la NBA?

—Desde luego que LeBron James en cuanto a físico y por cómo se mueve, es el más increíble que he visto jamás, es un jugador de 2,06 que se mueve como un base pero tiene la fuerza de un pívot. Es algo increíble y que me sorprendió en vivo. Este tío es imparable.

—Y cuando uno está delante de él todavía se siente como en la Play Station o en la tele, o dices no, mira macho que te puedo dar una asistencia por un lado y que no te enteres.

—No tienes que pensar que juegas contra él porque si lo haces vas a perder y no te vas a atrever a hacer nada. Pero es divertido jugar contra los mejores jugadores del mundo.

—¿Cuántas jugadas tiene un base de la NBA, cuantas jugadas tiene Ricky Rubio en la cabeza?

—En la NBA hay menos jugadas que en Europa, se juega más libre, sobre todo con el sistema de Adelman. Hay 4 ó 5 sistemas y dentro de estos hay variedades. Me gusta mucho el estilo del entrenador.

—Entre usted y yo, mola más porque lo he estado repasando y en el Barça tenía 120 sistemas en la cabeza...

—Sí, teníamos muchos sistemas pero es también el estilo de juego que se hacía. Aquí, por ejemplo, el otro día no es normal que Oklahoma llevara 100 puntos en el tercer cuarto Fue un poco culpa de nuestra defensa, pero también te dice el tipo de juego que se tiene aquí. A pesar de que se juega ocho minutos más casi todos los partidos pasan de los 100 puntos. Y el otro día decían, no sé contra quien jugábamos, que se enfrentaban los dos peores ataques de la NBA con una media de 90 puntos. Digo, bueno en Europa es de la mejores (risas).

—El próximo jueves juegan contra los Lakers, en este programa tenemos nuestros más y nuestros menos con D´Antoni desde que le contestó a una respuesta suya que, yo creo que mal interpretó, con respecto a lo que dijiste de Pau.

—No lo ataqué en ningún momento a él. Dije que yo estaría encantado de tener a Pau si ellos no lo quieren. No decía nada en contra de él, pero se lo tomó un poco personal.

—Lo que viniste a decir es que Pau sería bienvenido en Minnesota, y el dijo que cuando uted sea entrenador podrá decidir.

—Además es que Pau es mi amigo, y yo creo que puedo opinar sobre mis amigos, pero da igual no quiero meterme el líos como estos.

—De amigo a amigo Ricky, ¿qué le cuenta Pau que pueda contar en una entrevista en Play Basket?

—Voy a pensar esto puedo decirlo esto no... (risas). La verdad que se nota que le gustaría tener más protagonismo después de todo lo que ha ofrecido a los Lakers. En un momento incluso le pusieron de suplente, que es algo que Pau ha demostrado que puede jugar de 4 abierto también y que lo ha hecho muy bien como en otros años con Bynum. Además Pau no es sólo de los mejores pívots pasadores de la NBA, es de los mejores pasadores de la NBA, sobre todo midiendo 2,15 hace unos pases que no son normales para un pívot y yo creo que podría jugar más. Pero es algo en lo que no me meto, es cosa del entrenador.

—Lo que nos llega es que allí en EE.UU también es noticia y sorprende la situación de los Lakers y la de Pau en particular.

—Se habla mucho de ello, los Lakers mueven mucho, es un equipo que tanto para bien como para mal se habla mucho de él. En este caso también se están dando muchos palos a todos, nadie se ha salvado allí: Howard, Pau, Kobe, el entrenador... Aunque parece que ahora ya encuentran una regularidad, están luchando por playoffs y creo que van a entrar.

—¿Qué piensa de cómo están las cosas en el Oeste, cree que se va a meter los Lakers, que se va a caer alguien importante?

—Yo creo que los Lakers sí que van a entrar. Veo a Memphis muy bien, incluso sin Rudy Gay que era un jugador que les ayudaba mucho y que ahora en Toronto ha hecho que el equipo de un salto de calidad importante. Y el otro día veía a San Antonio y parece que les dan una píldora cada año de rejuvenecimiento, porque les vi ganando a los Clippers de 20 ó 25 al tercer cuarto, a unos Clippers que están haciendo una gran temporada. Creo que San Antonio y Memphis será la final del Oeste.

—El agua de San Antonio debe llevar algo...

—Llevan ahí todos los años los tres mismos jugadores pero cada temporada se superan. El otro día veíamos la temporada que llevaban y lo de Tim Duncan es increíble.

—¿Cúal cree que es la diferencia por la que Tony Parker juega tan bien con su equipo y no tan bien con la selección?

—Creo que el estilo de juego es un poco diferente, como he dicho aquí hay muchas más posesiones, muchos más puntos. Y también hay que tener en cuenta que ayuda que tenga jugadores como Ginobili o Duncan o como el mismo Green que nos metió 7 triples el otro día. Y para un base también es más fácil jugar con un equipo con el que estás toda la temporada a estar tres semanas con un equipo para jugar.

—Decían que Michael Jordan podía volver a jugar con 50 años, ¿le ves en una cancha de baloncesto?

—Ojalá porque así podría jugar contra él. Creo que físicamente es difícil volver con 50 años, pero si alguien lo puede hacer es él.

—Una curiosidad, ¿es verdad que cuando era pequeño le preguntaron que quería ser de mayor y contestaste que quería ser negro?

—Sí, porque estaba obsesionado con Jordan y sólo veía jugadores negros en la NBA. Yo quería jugar aquí, le dije a mi madre que quería jugar en la NBA y que quería ser negro.

—¿Se imagina que vuelve por un tiempo y se puede enfrentar a él?

—Sería un sueño, pero como he dicho lo veo muy difícil y ya dijo él que no. Pero bueno le reto a un uno contra uno...

—¿Qué le parece Irving?

—El otro día LeBron decía que le encantaba jugar con él, después del All-Star. Es un jugador especial, sobre todo en los momentos calientes de los partidos. Tiene una facilidad anotadora a lo Kobe. Tiene un uno contra uno muy bueno, también juega muy bien el Pick&Roll y el tiro que tiene de tres es buenísimo. La generación de bases que está saliendo ahora va a ser muy buena, con gente como Irving y Lillard que creo que van a marcar una época.

—Ya sabe que la NBA tiene muchas cámaras, ¿es verdad que lleva un '79' tatuado en el cuello?

—Sí, pero es un secreto (risas). No lo podéis saber todo.

—Y la última, mírese la mano, ¿se ves algún día con un anillo?

—Ojalá, ahora mismo no me veo, pero ojalá algún día pueda conseguirlo y lo voy a guardar como si fuera mi propia vida.