Estas leyendo

El All Star despide a Kobe Bryant con varios récords históricos

NBA

NBA ALL STAR 2016

El All Star despide a Kobe Bryant con varios récords históricos

Borrachera de puntos (173-196) en el último All Star de Kobe, que anotó 10 puntos. 9 y 7 rebotes de Pau Gasol, 26 de Curry, 41 de Paul George y 31 del MVP, Russell Westbrook.

El último vals de Kobe Bryant con las estrellas de la NBA, puso a la reventa en el Air Canada Centre entradas de primeras filas a 4.000 dólares canadienses (2.560 euros) y atrajo a Nelly Furtado, Sting y el Cirque du Soleil. En el fin de la fiesta (un 'party', no exactamente partido) se cruzaron las emociones: el Oeste ganó al Este por 173-196 -con el 90-92 del descanso, todas las marcas de anotación conjunta ya iban reventadas-, Kobe no fue el Jugador Más Valioso... y además cedió a LeBron James por solo un punto (10-13 en el partido, 290-291 en total) el liderazgo absoluto de anotación en los All Star. La emoción de la noche pareció resecar los últimos resortes competitivos de Bryant. Por segundo año consecutivo, el thunder Russell Westbrook (31 puntos, máximo anotador del Oeste) recibió de Adam Silver el Premio al Jugador Más Valioso o MVP.

Pero fue como un paso simbólico de antorcha o testigo de Kobe a LeBron antes de que el halo samurái de Bryant se esfume entre las sombras del crepúsculo, como cuando el orgulloso General MacArthur proclamó: "Old soldiers never die, they just fade away": los viejos soldados nunca mueren, sólo desaparecen lentamente. "Fade away": justo las dos mismas palabras que describen el método de tiro en suspensión alejándose hacia atrás que prolongó las carreras de Kobe Bryant... y de Michael Jordan.

Seis veces all star, Pau Gasol hizo su presentación junto a Chris Paul y después firmó una noche con rendimiento y seriedad de currante: nueve puntos en 14:31 de acción, más siete rebotes: segundo en capturas del Este, tras los13 rechaces de Andre Drummond.

De entrada, el 'jumbotron' electrónico del Air Canada Centre había dedicado a Bryant un show relampagueante de imágenes y palabras como 'Competidor, Ganador, Leyenda, Campeón'. En fin: aquel Kobe... que en 2006 le metió 81 puntos a esos Raptors que tanto venera Toronto. "Estoy orgulloso de ser tu amigo y tu hermano", dijo Pau Gasol a Kobe desde la misma pantalla gigante del Air Canada.

El viejo hechicero Magic Johnson tomó la palabra: "Kobe nos ha bendecido con 20 años increíbles y se va como máximo anotador del All-Star Game. Nunca habrá otro Kobe Bryant". Se reprodujeron despedidas personales. Gasol se volvió a emocionar. Pronto, Kobe presentó públicos respetos a los iconos Bill Russell y Oscar Robertson y cubrió de elogios a los compañeros que se le unieron en su partido número 18 entre las estrellas de la NBA: "Gracias a todos ellos por lo que me han permitido vivir. Ellos portarán ahora la tradición de la NBA".

El salto inicial entre Kobe y LeBron James compuso una escena insólita, ya irrepetible. A partir de ahí, y en ambiente de amistosa pachanga, el Este demarró (22-13), mientras Durant (23 puntos) y Paul George tiroteaban a placer de media y larga distancia. Con 41 tantos, George fue el líder anotador de la noche: y además, batió el récord de triples en un All-Star Game: 9/19. En la orgía anotadora, Steph Curry se despachó con 26 puntos para el Oeste y 6/13 en triples.

En el minuto ocho entró Pau Gasol, el único hombre alto, blanco y serio al Este de este Edén donde saludó incluso Jim Naismith, el nieto del Doctor Naismith, el inventor del baloncesto. Después del 43-40 del primer cuarto, el Oeste empezó a acercarse entre la parálisis defensiva general. Gasol selló el 58-48, pero el único triple de Bryant acortó hasta 63-62... y el Oeste pasó al frente tras otro triple de Kawhi Leonard: 84-86, de paso para el espectacular 90-92 del descanso, que parecía adornarse con guirnaldas de neón.

El descanso y Sting estiraron el no-partido o party de modo que a los jugadores del Este (incluido el mismo Gasol) ya les resultó inviable avivar una tensión inexistente: 102-119 y 136-145 para el Oeste al fin del tercer cuarto, de paso para el 147-168 del minuto 42. Justo ahí apareció en pista... Michael Jordan, nada menos y como propietario: para presentar el 'All-Star Game' de 2017, que será en el Time Warner Arena de Charlotte, el nido de los Hornets de Jordan. A 66 segundos del final, Gregg Popovich sentó definitivamente a Bryant, que recibió la más emotiva ovación de Toronto: la de la despedida.

Y tras la proclamación de Westbrook como MVP, la Cadena TNT pasó a promocionar la presentación del especial de bikinis de Sports Illustrated, con Irina Shayk como gran atracción. Guerrero y samurái, Kobe ya se nos aleja lentamente hacia el firmamento de las estrellas: pero cosas como los bikinis de Sports Illustrated o esos fade away del héroe Bryant y del propietario Jordan nunca cambian: ni desaparecen en el olvido.

0 Comentarios

Para poder comentar debes estar Registrado y haber iniciado sesión. ¿Olvidaste la contraseña?

También te puede interesar