Estás leyendo

Ricky y sus 16 asistencias chocan con su bestia negra: LeBron

NBA

TIMBERWOLVES 108 - CAVALIERS 116

Ricky y sus 16 asistencias chocan con su bestia negra: LeBron

El alero ha ganado 21 de sus últimos 22 partidos ante los Wolves. Los 41 puntos de Wiggins no impiden que Minnesota se aleje aún más de los Playoffs.

Ante el último movimiento en el Este (la llegada de Serge Ibaka a Toronto) y la lesión de Kevin Love (6 semanas de baja a las que añadir la ausencia de J.R. Smith), LeBron James mando un mensaje en Minneapolis. Quien pretenda arrebatarle su trono tendrá que sudar sangre. 'King' James rozó el triple-doble (25+8+14) para doblegar (108-116) a unos Wolves que se derrumbaron en el último cuarto. Ni los 41 puntos (en una serie de 16/29 en tiros) de Andrew Wiggins, ni el trabajo en la zona de Karl-Anthony Towns (26+8+4) y ni la notable actuación en la dirección de un Ricky Rubio que repartió 16 asistencias (a una de su récord personal; también capturó 8 rebotes, aunque eso sí, volvió a sufrir lanzando a canasta: 2/8) fueron suficientes para doblegar a los campeones. Con este triunfo, LeBron pasa a lucir un 21-1 ante los lobos. Balance que contrasta con el 1-4 con el que arrancó su carrera ante el mismo rival. Eran otros tiempos, la época dorada de los Wolves de Kevin Garnett.

Bestia negra

Andrew Wiggins, elegido como número 1 del draft 2014 por Cleveland, nunca ha ganado al equipo que apostó por él y en el que no llegó a debutar. Tampoco Towns, quien repitió posición un año después. Quien sí ha logrado derrotar a LeBron en la plantilla de Minnesota es Ricky Rubio. Pese a ello, el base registra un 1-7 ante las franquicias del de Akron (Heat y Cavs). Una auténtica bestia negra que con un triple a dos minutos de la conclusión inició la sentencia de los visitantes. La cual se concretaría segundos después tras un robo de Derrick Williams (marcando la diferencia desde el banquillo con un 13+6). Tras el preocupante bajón de enero, los de Ohio han ganado 8 de sus 10 últimos partidos. Una reacción que, de momento, les permite mantener el terreno sobre las incipientes amenazas que representan en su Conferencia los Celtics (a 2,5 partidos) y Wizards (a 5).

Los visitantes pudieron romper el duelo mucho antes. Mediado el tercer cuarto, Irving logró conectar uno de sus dos triples (no tuvo su noche desde más allá del arco: 2/10) para poner el 73-87 en plena exhibición de pases de LeBron (merece la pena ver la asistencia a Williams tras un caño incluido a Wiggins). Channing Frye, uno de esos veteranos que tanto han ayudado siempre a LeBron, cumplió en su primer partido haciendo de Love (21+10). Tristan Thompson logró otro doble-doble que aseguró el dominio de Cleveland en el rebote. Pero pese a ello, Wiggins se rebeló contra el mal fario en el tercer cuarto de los Wolves y con un buzzer beater puso el empate a 93 a falta de los 12 minutos finales.

Su arrancada de orgullo quedó en nada. Unos horribles últimos minutos en los que fueron incapaces de convertir un solo tiro abiertos supusieron una losa insalvable. Minnesota concluyó el último acto con un 29% de acierto en tiros. Cleveland, con un 58%. He ahí la diferencia. Antes, nos quedamos sin ver un nuevo duelo entre James y Lance Stephenson. El escolta se torció el tobillo y tuvo que abandonar el encuentro a los tres minutos de saltar a cancha. Una lástima.     

0 Comentarios

Para poder comentar debes estar Registrado y haber iniciado sesión. ¿Olvidaste la contraseña?

También te puede interesar