Estás leyendo

Histórico LeBron (41): remonta 26 puntos y supera a Kobe Bryant

NBA

PACERS 114 - CAVS 119 (0-3)

Histórico LeBron (41): remonta 26 puntos y supera a Kobe Bryant

Con Irving y Love en el banquillo, los Cavs igualan la mayor remontada de la historia de los playoffs. Todo LeBron...

¿Cuántas veces hemos visto esta película? LeBron, salido un día más de algún cómic de superhérores, se puso al equipo de mochila y lo arrastró 26 abajo (25 al descanso) hasta conseguir una remontada que quedará para siempre en los libros de historia. Una más.

Nadie ha remontado más puntos (26) en un partido de playoffs y nadie había remontado nunca tantos puntos en una segunda parte (25). LeBron, que no conoce sus propios límites (si es que los tiene), agachó la cabeza y empezó a tirar de un equipo al que ESPN concedía un 1,2% de opciones al descanso. El cuatro veces MVP tiró sin parar de la cuerda, ayudado por unos Pacers que lanzaron por la borda todo lo que habían logrado en una genial primera mitad, y terminó ganando un partido imposible que 'solo' será una línea más en su inmenso curriculum histórico: ayer superó a Wes Unseld como séptimo mejor reboteador de los playoffs y a Kobe Bryant como tercer máximo anotador en las eliminatorias. Qué escándalo de jugador.

Una primera parte para enmarcar

Los Pacers, conscientes de que el partido era casi de eliminación, aguantaron los primeros golpes de tú a tú y utilizaron la energía de Lance Stephenson (encendido, para variar) y Kevin Seraphin (11+5+3) para conseguir sus primeras ventajas importantes. Paul George hizo el resto.

Con el alero pletórico a la cabeza (36+15+9, segundo cuarto espectacular), los de McMillan ridiculizaron a la defensa visitante en una primera mitad en la que se fueron hasta los 74 puntos, un máximo histórico de la franquicia. Y además mantuvieron en línea a LeBron y Kyrie y anularon por completo a Kevin Love. Era todo demasiado bonito...

Indianapolis a sus pies

Entonces llegó la segunda parte, con los locales 25 arriba. Los Cavs empezaron a recortar distancias en el tercero antes de que dos triples consecutivos de los Pacers recuperaran la veintena de ventaja. Después fue todo LeBron.

Con los Pacers disparándose en los pies jugada sí y jugada también, el rey empezó a divertirse: de triples consecutivos a mates consecutivos y tiro por que me toca (sonrisa terrorífica incluida). Cuando se quisieron dar cuenta, con el público helado (sensación de no saber cómo había ocurrido aquello), LeBron ponía a los suyos por delante y, pese a que aguantaron los dos primeros golpes, no pudieron frenar un desenlace en el que James y los triples desde las esquinas (un 12/14 de locos, vía ESPN) fueron demasiado para un equipo sumido antes de tiempo en una profunda depresión.

LeBron acabó su mágica noche con 41 puntos, 13 rebotes y 12 asistencias (responsable de 73 puntos, su mejor marca en playoffs), anotando el 51% de sus tiros, el 50% de sus triples (6/12) y fallando algún tiro libre más de la cuenta que tampoco aprovecharon los Pacers. Todo eso con Kyrie Irving y Kevin Love como espectadores de lujo, ya que ambos se pasaron el último cuarto entero en el banquillo presenciando la exhibición del rey.

0 Comentarios

Mostrar