Estás leyendo

El Madrid y su reto histórico: ganar en fútbol y baloncesto

Turkish Airlines Euroleague

EUROLIGA | FINAL FOUR

El Madrid y su reto histórico: ganar en fútbol y baloncesto

El Madrid y su reto histórico: ganar en fútbol y baloncesto

Juan Carlos Hidalgo

EFE

Ha levantado 11 Copas de Europa y 9 Euroligas, pero nunca logró los dos títulos el mismo año. Y solo tres veces los dos equipos coincidieron en la final: 2014, 1964 y 1962.

Estambul

El Real Madrid es el club con mejor palmarés de Europa. Su equipo de fútbol ha ganado once Copas de Europa tras catorce finales y el 3 de junio disputará ante la Juventus la decimoquinta. El de baloncesto suma nueve títulos en 17 finales, que pueden ser 18 si gana este viernes en la Final Four al Fenerbahçe (20:30, #0). El club blanco, sin embargo, nunca ha logrado triunfar en Europa en ambos deportes el mismo año, tampoco en las segundas o terceras competiciones: UEFA, Recopa, Korac…

Solo en tres temporadas los dos equipos han coincidido en la final de la Copa de Europa, la última, en la que el doblete estuvo más cerca, fue en 2014: el año del gol de Ramos en el 93 ante el Atlético y también el de la prórroga perdida frente al Maccabi de Rice en Milán. Anteriormente ambos habían alcanzado la final en 1964, en el primer éxito del baloncesto (ante el Spartak de Brno) y en la segunda derrota en una final del equipo de fútbol. Dos años antes, en 1962, los dos perdieron el duelo decisivo. En este 2017 aspiran a repetir por cuarta vez en la pelea final por el viejo trono de Europa, el paso previo al esquivo doblete.

El baloncesto potenció su importancia en el club a partir de los sesenta del siglo pasado, cuando el fútbol empezó a perder la pujanza inicial en la Copa de Europa tras ganar las cinco primeras ediciones y más tarde la de 1966. En esa década el baloncesto se estrenó en 1964, con Joaquín Hernández de entrenador, relevo que cogería Pedro Ferrándiz y posteriormente Lolo Sainz. Hasta 1980 acumuló siete trofeos de la máxima competición continental. Y entonces, tanto el fútbol como el baloncesto, afrontaron una prolongada sequía de éxitos.

Sobre el césped llegaron a contar 32 años entre la Sexta y la Séptima (1966-98), y dos rachas eternas alejado de la final: primero quince años (1966-81) y luego 17 (1981-98). Sobre el parqué la travesía por el desierto también fue muy dura. Tras el éxito de un Madrid liderado por Rullán en Berlín 1980 (Maccabi), Obradovic, Sabonis y Arlauckas devolvían la gloria al club en 1995 en Zaragoza ante el Olympiacos. En esos 15 años trascurridos, solo una final, la de 1985 con Petrovic como enemigo insalvable. Y a partir de 1995 la sección desapareció durante dos décadas del mapa de la élite. Laso llegó al rescate, primero con dos finales (2013 y 14) y luego con la Novena, en Madrid, veinte años después de la anterior. Reto alcanzado; el del doblete aún sigue en pie sesenta años después.

0 Comentarios

Mostrar