NBA

jugadores

NBA | NUGGETS 97 - TIMBERWOLVES 101

Barea y Shved consiguen los puntos decisivos de Minnesota

La combinación encestadora de José Juan Barea y el ruso novato Alexey Shved, abrió el camino del triunfo que los Timberwolves consiguieron por 97-101 ante los Nuggets.

Barea y Shved aportaron 17 puntos cada uno y encabezaron la lista de seis jugadores de los Timberwolves que tuvieron números de dos dígitos. Pero fue el base puertorriqueño, que salió como reserva, el que hizo la diferencia en el marcador en la recta final del partido al anotar 12 puntos en el cuarto periodo, que no tuvieron respuesta por parte de los Nuggets.Barea jugó 25 minutos y anotó 6 de 10 tiros de campo, incluidos 2 de 3 triples, y 3 de 4 desde la línea de personal, repartió cinco asistencias y capturó cuatro rebotes.

El alero ruso Andrei Kirilenko y el base-escolta Luke Ridnour anotaron 14 puntos cada uno, mientras que el ala-pívot Kevin Love siguió sin inspiración en los tiros a canasta al conseguir 12 tantos, pero falló nueve de 13 tiros de campo, incluidos dos triples que intentó. Sin embargo, fue el líder indiscutible en el juego bajo los aros al conseguir 17 rebotes, incluidos 12 que fueron defensivos, que ayudaron al equipo a concluir el partido con 52 por 39 de los Nuggets.

Pero Love sólo pudo jugar 24 minutos ya que en la recta final del tercer periodo sufrió la torcedura de un dedo de la mano derecha y no pudo jugar durante todo el cuarto, sin que hasta el momento se conozca el alcance de la nueva lesión que sufre el hombre franquicia de los Timberwolves. La lesión se la produjo de nuevo en la mano derecha que ya tuvo lesionada el pasado octubre cuando se la fracturó y se perdió los primeros nueve partidos de la temporada regular. Love, que mostró que ha perdido su mejor toque de muñeca en los tiros en suspensión, no ha tenido suerte en sus visitas al Pepsi Center, de Denver, donde el pasado abril también sufrió la lesión de un tirón muscular de cuello al sufrir un golpe en la cabeza.

El partido estuvo igualado (91-91) hasta que con 2:43 minutos para que concluyese el tiempo reglamentario, Ridnour anotó un triple que dio la ventaja definitiva (91-94) a los Timberwolves. Barea se encargó de sentenciarlo con otro triple y canasta que pusieron el parcial de 93-99, que ya no pudieron remontar los Nuggets. El equipo de Minnesota tampoco tuvo al base español Ricky Rubio, que no viajó con el equipo al sufrir espasmos musculares en la parte baja de la espalda. Se espera que Rubio pueda volver a jugar el sábado cuando los Timberwolves regresen a su campo del Target Center y se enfrenten a los Trail Blazers de Portland.

La victoria permitió a los Timberwolves (15-14), que no mostraron cansancio a pesar de haber jugado la noche anterior ante los Jazz de Utah, volver a tener marca ganadora aunque se mantienen en el cuarto puesto de la División Noroeste. Los Nuggets, que llegaron al partido con la gran moral de haber derrotado 92-78 a Los Ángeles Clippers, el día de Año Nuevo, no tuvieron la misma inspiración encestadora ni tampoco encontraron la manera de conseguir los puntos decisivos.

El pívot Kosta Koufos y el base Ty Lawson, que salió como reserva, aportaron 16 puntos cada uno y quedaron líderes en la lista de encestadores de los Nuggets (18-16), que siguen segundos en la División Noroeste. Mientras que el escolta-alero Andre Iguodala logró 14 puntos y el tercer máximo encestador de una lista de seis jugadores de los Nuggets que tuvieron números de dos dígitos. Entre ellos estuvo el veterano base Andre Miller, que salió de titular, y logró un doble-doble de 11 puntos, 10 asistencias, cuatro rebotes, recuperó un balón y puso un tapón. Pero, Miller, de 36 años, no pudo disfrutar de la victoria en el partido en el que superó la marca de los 15.000 puntos como profesional.

Miller se convirtió en el octavo jugador en la historia de la NBA que lo ha conseguido además de haber superado la marca de 7.500 asistencias. El veterano base de los Nuggets se unió a la lista en la que también están Oscar Robertson, Magic Johnson, John Stockton, Isiah Thomas, Gary Payton, Jason Kidd y el canadiense Steve Nash