Actualizado

Actualizado a las

NBA

jugadores

NBA | RESUMEN DE LA JORNADA

LeBron deslumbra en Oklahoma; los Clippers torturan a los Lakers

Con su triunfo, los Clippers confirman la superioridad directa sobre los Lakers en una temporada por primera vez en 20 años: desde 1992-93.

LeBron deslumbra en Oklahoma; los Clippers torturan a los Lakers Ampliar
Chris Paul fue una pesadilla para Steve Nash y los Clippers pasaron el rodillo sobre los Lakers. | FREDERIC J. BROWN

Guiados por el puño de hierro de un LeBron James aguijoneado por ciertos comentarios de Michael Jordan, los Miami Heat pasaron de estampida por Oklahoma City donde firmaron su séptimo triunfo en serie, un 100-110 que les avala como el equipo más en forma de la NBA y con un jugador, ‘King’ James, que ahora no conoce límites. Más tarde, en el Staples Center de Los Ángeles, y desde un terrorífico 0-15 inicial en cinco minutos, los Clippers refrendaron su gobierno, también con puño de hierro y a golpe de triples (16/30 en total), sobre la caricatura de equipo serio que son los actuales, horribles Lakers: el 101-125 para los Clippers les confirma la superioridad directa sobre los Lakers en una temporada por primera vez en 20 años: desde 1992-93.

En Oklahoma City, LeBron James, LBJ, regresó un poco a este planeta y se ‘humanizó’ lo suficiente para despachar ‘nada más’ que 39 puntos, 12 rebotes y siete asistencias ante los Thunder. Con los 39 puntos, ‘King’ James iguala su plusmarca de la temporada y firma el séptimo partido en 30 o más puntos, pero la ‘humanización’ vino cuando LBJ bajó del 60% de acierto en tiros de campo (14/24, 58%), por primera vez en esta serie estratosférica de siete partidos más allá de la treintena.

En realidad, el triunfo de Miami Heat (100-110) nunca se vio inquietado. Los Heat, que ganan su séptimo partido para liderar el Este con 36-14, nunca fueron por detrás en el marcador. Miami dominó por 17-32 en el primer cuarto (donde Kevin Durant falló sus primeros siete tiros) y amarró en el muelle del intermedio con máximo control en el puente de mando: 46-63, tras diez puntos consecutivos de LeBron en los dos minutos finales de la primea parte. James, que acabó la primera parte con 23 puntos, había sido espoleado por ciertos comentarios de Michael Jordan, entrevistado por NBA TV en vísperas de su 50 cumpleaños: “Prefiero a Kobe antes que a Lebron, porque de cualquier modo que se mire, cinco anillos valen más que uno”, dijo Jordan. “Tengo toda la confianza en mi juego (…) me limito a jugar y a tomar mis decisiones, y mientras esto venga bien a mi equipo y a mis compañeros… no juego para que otras personas me den el visto bueno”, reflexionó LeBron, que matizó: “En los dos últimos años no he cambiado en nada el tiro”.

En la segunda parte, Durant mejoró, de paso para una tarjeta de 40 puntos (12/24 en tiros) y ocho rebotes, pero los Thunder no inquietaron seriamente y sólo estuvieron a menos de diez puntos de diferencia (100-108) a 56 segundos del final. La sirena vino con el 100-110, tras tiros libres de Ray Allen (13 puntos). Además de LeBron, Chris Bosh aportó 20 puntos y 12 rebotes a Miami. Wade se limitó a 13 puntos, ocho asistencias… y seis faltas. Russell Westbrook agregó 26 puntos (7/19 en tiros) y diez asistencias a los Thunder, que recibieron de Serge Ibaka una producción de seis puntos (3/6) y seis rebotes en 35:16 de acción. Pero Miami ganó incluso en rebotes ante las torres de los Thunder: 30-33.

Desde Los Ángeles había salido la noticia de que Jerry Buss (79 años), propietario de los Lakers, está ingresado con cáncer en la Unidad de Cuidados Intensivos del Hospital Cedars Sinai. Y allí, en Los Ángeles, los Clippers, que habían anotado 46 puntos en el primer cuarto a los Rockets, en el mismo Staples Center, la noche anterior, atomizaron a unos atónitos Lakers con el 0-15 de salida en cinco minutos. Blake Griffin acertó sus seis primeros tiros. El primer cuarto acabó con 17-31 y entre algunas cosas de Kobe y otras de Jamison (13 puntos en el segundo cuarto), los Lakers se acercaron hasta 47-50, pero la danza imparable de Chris Paul (…) y un triple final de Matt Barnes impusieron el 52-64 en el descanso, con los Lakers recibiendo una media de 32 puntos por cuarto…

De regreso, tras el descanso, el partido quedó sepultado bajo una descarga cerrada de los Clippers: cuatro triples consecutivos, tres de ellos de Chauncey Billups… y 58-78 en el minuto 28. Para los Lakers de hoy es completamente imposible remontar una diferencia como esta, y más ante los actuales Clippers. Chris Paul abusó de Nash (39 años) y también de Steve Blake. Recreándose en dos triples letales, Paul, CP3, cerró el tercer cuarto en 80-101. Con un cuarto por jugarse y bajo semejante losa, el partido estaba muerto y enterrado: los Lakers ya habían recibido más de 100 puntos... en sólo tres cuartos.

Concebidos para jugar a su ritmo, con hombres altos presuntamente imparables (Howard, Gasol, Hill…) y bajo la distribución de Nash y Bryant, los Lakers son ahora una burla de lo que se planeó en el verano de 2012. Dan imagen de equipo vendado, remendado, en perfecta decadencia. Con Hill y Gasol alejados, será algo parecido a un milagro si entran en los playoffs. Si lo consiguen, ahora mismo están a años-luz de Oklahoma, San Antonio… y, evidentemente, de estos mismos Clippers que les atormentan, y que les han sometido en esta temporada de un modo que no se conocía desde hace 20 años.

El último cuarto se jugó mayormente con los reservas. Todo terminó con 101-125 y 16/30 en triples para los Clippers, que también se adueñaron del rebote: 37-47. Chris Paul (24 puntos, 13 asistencias), Griffin (22 puntos y diez rebotes en 31 minutos) y Billups (21 puntos, 5/7 en triples) lideraron a los Clippers, sin olvidar los 11 puntos y 12 rebotes y dos tapones de DeAndre Jordan. Kobe Bryant, vendado en codo y rodilla, aportó 20 puntos (7/13 en tiros), 11 asistencias y cinco rebotes a esta broma de Lakers, entre los que se incluyen los ‘ilustres’ Howard (18 puntos, ocho rebotes) y Jamison (17 puntos).